Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


'■■■■.-:iflí_rTl*.7_%-pi* 



LECCIÓN 8 



REFERENCIAS: LUCAS 17:11-19; 
EL DESEADO DE TODAS LAS GENTES, PP. 227-231, 233. 



Uno dijo "gracias" 



¿Le diste alguna vez algo especial a alguien y no te dijo gracias? ¿Cómo 
te sentiste? Una ocasión Jesús ayudó para que unos hombres sanaran. 
¿Qué piensas que hicieron? 




Jesús y sus discípulos iban por un camino hacia Jerusalén. En ese camino 
que llegaba a una pequeña aldea había diez hombres que lo llamaron a lo 
lejos. — Jesús, Maestro. ¡Ten compasión de nosotros! 
Jesús sabía que ellos tenían una enferme- 

' dad llamada lepra. La gente con lepra 

tenía heridas en la cara, en las manos o los pies. 
No podían sentir nada. Podían pisar una roca y 
cortarse el pie sin darse cuenta. Podían que- 
marse el dedo y no sentir. 

Pero eso no era lo peor. En los tiempos 
b*¿mt&Rkti& de Jesús, los le- 

l^ensícülo 
pana memorizan: 

"Señor y Dios mío 
siempre te daré 

gracias" 
(Salmo 30:12). 

Mensaje: 

Adoramos a Jesús 

cuando le 

agradecemos. 



prosos no podían 
vivir en la aldea 
con sus familias, 
porque corrían el 
riesgo de contagiar a 
su familia o a otras per- 
sonas con la lepra. Las perso- 
nas tenían que salir de la aldea 
para dejarles la comida y alejarse 
corriendo. 






Si alguien, por accidente, llegaba a estar cerca de ellos, los leprosos debían gritar: "¡Impuro! 
¡Impuro!" y apartarse en otra dirección. 

Estos diez leprosos habían escuchado acerca de Jesús. Sabían que había sanado a muchas 
personas. Ellos también querían que él los sanara. Por eso lo estaban llamando. 

Jesús los amaba y quería ayudarlos. Así que les dijo: — Vayan, muéstrense al sacerdote en el 
templo. 

En la época de Jesús, el sacerdote era el único que decidía si una persona tenía lepra. 
También era la única persona que podía decidir si estaba sana. 

Aunque los hombres tenían lepra todavía, hicieron lo que Jesús les dijo. Corrieron directa- 
mente a ver al sacerdote. Y mientras iban, ¡sanaron! Ya no estaban las heridas y su piel nueva, 
era sana y suave. Podían sentir sus pies otra vez. ¡Podían correr! ¡Apenas podían esperar para 
ver al sacerdote! ¡Pronto se les permitiría estar en su hogar de nuevo! 

Jesús y sus discípulos observaban a los hombres mien- 
tras corrían para ver al sacerdote. De pronto, uno se 
detuvo. Este hombre dio la vuelta y regresó con Jesús. 
Estaba gritando algo. ¿Era "impuro, impuro"? No, so- 
naba a algo parecido a "¡Alabado sea el Señor!" 
"¡Alabado sea el Señor!" Corrió todo el camino de 
regreso y se echó a los pies de Jesús. — Gracias, 
Jesús — dijo — ¡Gracias por sanarme! 

Jesús sonrió. Estaba contento porque el 
hombre se había curado. Y también estaba con- 
tento porque regresó para agradecerle. Jesús 
volteó para ver a sus discípulos. — Había diez 
hombres que estaban enfermos y fue- 
ron sanados, ¿dónde están los 
otros nueve? — preguntó. 

Jesús desea hacer feliz a 
la gente. Y también le gusta 
escuchar a la gente decir 
gracias. Recordemos agrade- 
cerle por lo que hace por noso- 
tros. Seamos como el hombre 
que dijo gracias. 



27 






SÁBADO 

Pida a su niño que le hable sobre el cordón 
que tiene en su dedo. Canten el versículo para 
memorizar con la melodía del himno "Demos 
gracias a Dios" (Alabanzas infantiles, n° 6, con las 
palabras del versículo para memorizar). 

DOMINGO 

Lean juntos la historia de la lección. Hablen 
acerca de las cosas que usted y su niño le pue- 
den agradecer a Dios. Canten un canto de gra- 
titud y hagan una oración de agradecimiento. 

LUNES 

Encuentre diez objetos (bloques, palillos, 
piedras, etc.). Ayude a su niño a contarlos. 
¿Cuántas personas regresaron para agradecerle a 
Jesús? Ponga un objeto aparte. Pregunte: ¿Qué 
grupo tiene más? ¿El que dijo gracias o el que no 
las dio? ¿Si hubieras estado con los leprosos, ha- 
brías agradecido a Jesús? ¿Por qué puedes agrade- 
cer a Jesús hoy? 

MARTES 

Coloque los diez objetos "le- 
prosos" de ayer en un reci- 
piente o caja con arena o tierra. 
Ponga uno más para que repre- 
sente a Jesús. Ayude a su niño a 
hacer un camino y unas casas. 
Represente la historia moviendo las 
piezas alrededor y luego que uno re 
grese a darle gracias a Jesús. Guarde sus figuras 




para el culto familiar del viernes. 

MIÉRCOLES 

Lean juntos la historia de la lección en Lucas 
17:11 al 19. Señale cada versículo a medida que 
lo va "leyendo". Deje que su niño sostenga la 
Biblia cuidadosamente mientras la "leen" juntos. 
Canten un himno de agradeci- 
miento antes de la oración. 

JUEVES 

Ayude a su niño a dibujar 
un cuadro de la historia de la 
lección. Digan gracias uno al 
otro en otro idioma (inglés: 
thank-you; francés: merci; alemán: 
danke; chino: shie shie; japonés: 
arigato). Escriba una nota de agradecimiento para 
alguien. 

VIERNES 

Para el culto familiar, hable acerca del poder 
sanador de Dios y que los miembros de su 
familia cuenten cómo él los ha cuidado 
de diferentes maneras. Ayude a su 
niño a representar la historia bíblica 
o actuar los versos de "Diez hom- 
bres" de la página 48. Use los objetos 
y actividades del martes para compar- 
tir la historia. Entonen cantos de agra- 
decimiento a Jesús antes de la oración. 




28